Si su proceso es único: su transformación digital también debe serlo

La adopción de nuevas tecnologías no es nada nuevo para la mayoría de las empresas industriales, se ha estado haciendo desde la Revolución Industrial. En los años 80, todos implementamos nuevas tecnologías de automatización programables que mejoraron enormemente la productividad, la calidad y la flexibilidad. Este fue un cambio general, sin embargo, muchas industrias utilizan todavía estos sistemas que se hacen obsoletos con el pasar de los días.

Pero la transformación a las tecnologías digitales es diferente. La correcta selección y puesta en práctica de nuevas tecnologías requiere un enfoque más disciplinado. No solo hay más variedad de ofertas y tipologías de estas tecnologías, sino que sus evoluciones son cada vez más veloces. El éxito de una implantación, requiere pues de un plan de transformación digital personalizado.

Es importante destacar, que una transformación digital correctamente realizada puede pagarse por sí misma. Las inversiones pueden ser incrementales con el retorno de la inversión (ROI) avanzando sobre la marcha. En nuestros proyectos de transformación digital, las herramientas que implementamos nos han permitido resolver problemas de manera diferente. Más allá del ROI esperado, los beneficios no planificados continuaron mejorando la productividad año a año. Las ganancias de productividad compensan la inflación y las inversiones no programadas. En Antares Sistemas, definimos los siguientes puntos clave para el éxito:

1. Vincular las inversiones en tecnología digital a resultados operacionales y comerciales específicos
2. Crear un plan basado en una auditoria y evaluación
3. Encontrar el proveedor de soluciones adecuado

transformacion-digital.jpg

De arriba hacia abajo, y de abajo hacia arriba:

La presión para adoptar tecnologías digitales proviene de dos direcciones. O bien alguien tiene un problema específico y sabe que la nueva tecnología digital puede ayudar a resolverlo, o un ejecutivo aboga por el Internet industrial de las cosas para impulsar mejoras. Ambos escenarios tienen ventajas, pero tienen el potencial de perder tiempo y dinero.

Un gerente puede estar luchando con los datos de eficiencia general del equipo (OEE). Supongamos que el OEE está estancado al 40 por ciento, o el administrador no confía en los datos utilizados para compilar las métricas clave, y no puede analizar los datos para descubrir las causas del tiempo de inactividad. Su gerente necesita datos más confiables directamente del equipo. Este puede ser un excelente punto de partida para una transformación digital. Pero, ¿buscará el administrador una solución que pueda ser replicada para incluir líneas o maquinarías adicionales? ¿Ha determinado el impulso OEE requerido para cumplir con los objetivos del ROI relacionados con los costos de productividad o la calidad?

Una transformación digital que surge de soluciones puntuales sin considerar un plan a largo plazo puede generar el caos. Las soluciones de propósito único a menudo no toman en cuenta cómo la tecnología o su negocio pueden cambiar. Es fundamental plantearse varios aspectos ¿existe un plan para que la nueva tecnología sea escalable o adaptable? ¿Cómo se integran estas soluciones con otras soluciones ya existentes en su proceso? ¿Hay margen para agregar valor? ¿Podemos mantener todas estas soluciones?

Alternativamente, un ejecutivo con una visión puede comenzar una transformación digital que no está enraizada en los problemas de producción. Las inversiones deben perseguir un resultado comercial específico, no tecnológico. De lo contrario, las diferentes partes interesadas pueden adquirir rápidamente tecnologías que no ofrecen un ROI convincente o por el contrario construir una empresa conectada que continúe generando beneficios y valores inesperados, esta última es la verdadera promesa de la transformación digital. Estas trampas se pueden evitar con un plan sólido atendido por un equipo definido.

transformacion-digital-empresas.gif

Planifique el equipo, homogenice el plan

Convencimiento es lo primero. Todos los interlocutores involucrados deben participar en el desarrollo del plan. Antes de empezar a planificar, el equipo necesita un líder a tiempo completo. Las empresas a menudo asignan esta tarea como un proyecto adicional, pero es demasiado importante y demasiado trabajo para coexistir con otras funciones.

El líder del equipo debe comenzar con una evaluación de las capacidades internas. ¿Tiene los recursos y capacidades técnicas para desarrollar su propio plan, o necesita recurrir a un socio externo como Antares Sistemas para ayudarlo?

El plan debe crear una visión y expectativas consistentes en torno al proyecto. Todas las funciones clave tienen sus principales preocupaciones. IT se preocupa por la estandarización y la seguridad de la red. La gerencia se centra en la productividad y el OEE. Producción y Mantenimiento desean un sistema MES que pueda optimizarse y actualizarse. Todas estas preocupaciones deben alinearse con las necesidades de su negocio. ¿Necesita avanzar hacia una mayor producción? ¿Está reaccionando a los cambios en la demanda manteniendo estándares de calidad? ¿Cuáles son sus costos de implementación? ¿Dónde podría mejorar el rendimiento y cuál es el rendimiento de la mejora esperada en cada área?

Los resultados secundarios, como una mejor colaboración y resolución de incidencias, son impulsores de la mejora continua. Toda inversión en tecnología digital puede agregar valor inmediato y ampliar su infraestructura para implementar mejoras continúas basadas en datos. Centrarse en el rendimiento inmediato puede ayudar a construir una empresa más conectada. En Antares Sistemas estamos siempre a su lado para asesorarle en transformación digital de su empresa.